Email

contacto@diemsa.com

Teléfono

(+52) 55 5545 5164

El enojo y sus efectos en el cuerpo

El enojo es una emoción poderosa que todos experimentamos en algún momento de nuestras vidas. ¿Alguna vez se ha preguntado qué sucede en su organismo cuando lo experimenta? ¡Prepárese para descubrir cómo domar a este monstruo!

Los músculos se tensan, el ritmo cardiaco se acelera, la presión arterial aumenta, sentimos que la cabeza nos va a explotar y nos ruborizamos. Así empieza a manifestarse el enojo, una emoción que todos hemos experimentando en algún momento de la vida.

Hay que saber que este enfado o alteración puede presentarse en diferentes niveles de intensidad, lo que depende de la causa o la situación. Es posible que vaya desde un estado leve de irritabilidad hasta una perturbación más intensa, que pueda catalogarse incluso como ira o furia.

¿Por qué nos enojamos?

  • Por experimentar una situación que consideramos negativa.
  • Por sentirnos contrariados con palabras, acciones o actitudes de otras personas.
  • Por un sentimiento de frustración en la escuela o el trabajo.
  • Por no tener éxito en alguna actividad que habíamos planificado.
  • Por un acto que consideramos injusto.
  • Por recibir un maltrato o una agresión.

Todo inicia en el cerebro

Otras manifestaciones que ocurren son:

  • Respuesta de lucha o huida. El cuerpo activa este mecanismo ancestral que le prepara para enfrentar una amenaza. Se liberan las hormonas adrenalina y cortisol, lo que incrementa la frecuencia cardiaca, la presión arterial y la respiración.
  • Tensión muscular. Los músculos se contraen y se tensan, preparándose para la acción. Cuando esta condición se prolonga causa dolor de cabeza, problemas en el sistema musculoesquelético y afecciones en la postura normal de nuestro cuerpo.
  • Impacto en el sistema inmunológico. Los altos niveles de estrés causados por el enojo prolongado pueden afectar la capacidad del cuerpo para combatir enfermedades, lo que le hace más susceptible a sufrirlas.
  • Problemas digestivos. Se puede alterar la función normal del sistema gastrointestinal, causando problemas como acidez, indigestión y malestar estomacal.
  • Impacto en la salud mental. El enojo es capaz de aumentar el riesgo de desarrollar diversos padecimientos, como estrés crónico, ansiedad y depresión, así como dificultar las relaciones interpersonales.

¿Qué podemos hacer?

Es fundamental aprender a manejar la irritabilidad y la ira de manera saludable para evitar sus efectos negativos en nuestro organismo. Algunas estrategias efectivas incluyen:

  • La práctica de técnicas de relajación, como la respiración profunda y la meditación. También sirve una rutina de ejercicio cotidiana.
  • La búsqueda de apoyo emocional. Un terapeuta nos puede enseñar a desarrollar técnicas para cambiar nuestro pensamiento y conducta.
  • Tratar de extender nuestro grupo de amigos, lo que requiere que aprendamos a reconocer a las personas con actitudes optimistas.

Referencias:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio