Email

contacto@diemsa.com

Teléfono

(+52) 55 5545 5164

La duración de la tos

La tos es muy molesta, no podemos contenerla y lo peor es cuando se manifiesta como un ataque imparable en el momento más inoportuno, como en una reunión de trabajo, al hablar en público, durante las clases o al estar en algún medio de transporte.

No obstante, por muy incómoda que resulte, es un mecanismo de defensa capaz de impedir la llegada de partículas dañinas a los pulmones cuando respiramos. De ahí que se manifieste como un movimiento de aire súbito, ruidoso y violento en respuesta a la irritación de los nervios conocidos como receptores de la tos.

Dichas estructuras se sitúan dentro de la garganta, los senos paranasales (cavidades ubicadas en los huesos que están alrededor de ojos y nariz), los canales auditivos, el esófago, el abdomen y el revestimiento del corazón y los pulmones. Tal activación sucede cuando:

  • Se tiene exposición con contaminantes ambientales, sustancias tóxicas y alergénicas, productos de limpieza, humo de cigarro y polvo.
  • Se padecen infecciones ocasionadas por virus, bacterias y hongos en las vías respiratorias.

En cuanto dichos receptores son estimulados envían un mensaje al centro que regula la tos (situado en el cerebro), el que a su vez hace reaccionar a la garganta, los músculos del pecho, el diafragma y la pared abdominal para que se contraigan y expulsen aire.

Su duración depende de la causa

La tos se clasifica en las siguientes categorías:

  • Seca: es irritante y no hay expectoración.
  • Productiva: produce moco o flema de diferentes colores (traslúcido, amarillento o verdoso).

Otras variantes están asociadas al tiempo que se padece:

  • Aguda: generalmente comienza de manera repentina y a menudo se asocia con resfriado, gripe, influenza, COVID19, infección sinusal (en la mucosa de los senos paranasales), goteo postnasal (drenaje de las secreciones de la nariz hacia la garganta o faringe) o bronquitis aguda. Permanece hasta tres semanas.
  • Crónica: las causas más comunes son neumonía, tos ferina, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfisema, tabaquismo, cáncer de pulmón y bronquitis crónica. Suele prolongarse más allá de las tres semanas.

La importancia de atenderse a tiempo

La tos se origina por diversos padecimientos, varios de ellos de alta complejidad, y por ello debemos acudir al médico rápidamente para poder tener un diagnóstico temprano y un tratamiento que prevenga posibles complicaciones.

Recuerde, existen medicamentos de origen natural muy efectivos para tratar y controlar la tos, tanto seca como productiva, los cuales pueden ser administrados con total seguridad a niños, jóvenes, adultos, mujeres embarazadas y personas de edad avanzada. Estos fármacos, principalmente los de naturaleza homeopática, no tienen efectos secundarios y son compatibles con otros tratamientos.

 

Referencias:

Manual MSD

Medline Plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio